Natalia Zeta es pura pasión

Puede ser aburrido vivir en el desierto pero este no es el caso de esta pareja de beduinos. Por sus tierras pasan multitud de excursionistas perdidas pidiendo consejo sobre que camino tomar en tan áridas tierras. Cada vez que llega una excursionista, Natalia Zeta, la esposa de beduino, poseída por los celos, reprende a su marido. Pero pronto sellan las paces pues no hay ninguna excursionista a la que le guste tanto el sexo anal como a ella.

Desde que en 2005, cuando Natalia Zeta contaba con 21 años y trabajaba para una agencia de espectáculos, le ofrecieron rodar su primera película porno junto con su pareja de entonces, la carrera como pornostar de esta cántabra de rompe y rasga fue en auge saltando de las producciones nacionales al porno europeo de más alto nivel. A finales de 2008, y para desesperación de sus fans, bajó el ritmo de sus apariciones en el porno compaginándolas con actuaciones y shows, alguna incursión en el cine convencional y en la publicidad, y trabajos como modelo de fotografía.

También te podría gustar...